El ejercicio de la creación es completamente libre.

Sólo está ahí para ayudar a la imaginación, facultad magistral del espíritu, pero que éste mismo, bastante a menudo, la mantiene sumisa y prisionera, porque lo incita al juego y eso puede resultar embriagador.